Medicina preventiva

WOMAN HEALTH

En los últimos años, la mujer ha ex­perimentado un cambio de rol social muy importante, que incluye su definitiva in­corporación al mercado laboral y la asunción de ámbitos, actividades y responsabilidades tradicionalmente reservadas al hombre.

A menudo este nuevo escenario ha conllevado hábitos poco saludables como el tabaquismo, ciertos déficits alimentarios o largas y exte­nuantes jornadas laborales todo ello, sin re­nunciar a sus responsabilidades familiares.

La combinación de estos factores, junto a la presión del día a día –tanto profesional como social– expone a sus sistemas inmunitario, metabólico y hormonal a situaciones de estrés que frecuentemente provocan alteraciones y desgaste ya en edades tempranas. Variaciones que a menudo condicionan su estado físico y emocional, y, por tanto, su calidad de vida.

Los test hormonales, chequeos médicos y pruebas ginecológicas reflejan el es­tado de salud actual en el que se realizan , A través de la genética podemos, en cambio, conocer su tendencia y planificar las distintas estrategias para reforzarla evitando alteraciones metabólicas y hormonales.

Por otra parte, el desarrollo del bebé durante el embarazo está determinado por las vitaminas, la buena circulación placentaria y la capacidad de los sistemas enzimáticos de protección de la madre. Conocer de antemano sus puntos débiles genéticos permite corregirlos y evitar complicaciones en su desarrollo.

¿Necesitas más información?

Solicita ahora tu videoconferencia de forma gratuita.

SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA

Entre otros estudiamos…

  • Problemas ginecológicos como la endometriosis, quistes, fibroadenomas o mamas fibroquísticas.
  • Cáncer de mama.
  • Tolerancia a medicamentos que contengan estrógenos (como la píldora anticonceptiva).
  • Hipertensión arterial.
  • Aneurismas, colesterol y triglicéridos elevados.
  • Infarto de miocardio, ictus cerebral.
  • Enfermedades venosas (varices, trombosis venosa, flebitis).
  • Artrosis, osteoporosis y fracturas espontáneas.
  • Pérdida de memoria asociada a la edad.
  • Vulnerabilidad a fármacos, de cara a asegurar dosis efectivas y seguras de fármacos comunes.
  • Grado de regulación emocional.
  • Tendencia a la depresión clínica.

Quiero saber
más

Lo tengo claro, quiero